La combinación entre acciones y bonos

 

 

La combinación entre Acciones y Bonos

 

Al igual que en muchas cosas, no debemos decidir entre las acciones y los bonos, lo razonable es encontrar una combinación de ambos.

Esto se debe a que sus diferencias se complementan perfectamente para crear una cartera ganadora.

 

Volviendo a los conceptos ¿Qué son exactamente las acciones?

 

Las acciones son las partes en las que se divide el capital de una empresa. Cada inversor de una compañía posee un número determinado de acciones, por lo que será dueño del porcentaje que esos títulos representen de la compañía.

El valor de todas las acciones de la compañía es su capitalización de mercado. Entonces, cuando compras acciones, efectivamente te conviertes en copropietario de la compañía.

El valor de tus acciones oscilará en base al bienestar financiero de la empresa (o más bien, con la percepción de los inversores sobre el bienestar de esa empresa).

Así que los accionistas tienen la oportunidad tener ganancias si la empresa está teniendo buenos resultados y buenas perspectivas, o de lo contrario, perder si la empresa enfrenta dificultades.

Para este articulo utilizaremos la observación de datos históricos de largo plazo compilados por Vanguard para efectos educacionales, basados en la performance de índices de Acciones (como el S&P500) y de Bonos (como el S&P High Grade Corporate Index). No se trata de portafolios reales pero nos ayuda a entender las diferencias.

De hecho, entre 1926 y 2021, una cartera construida con 100% acciones ofreció un rendimiento promedio anual del 12,3%, según datos de Vanguard.

Fuente: Vanguard

Pero no fue fácil “navegar” a lo largo de los años, la cartera sufrió su peor año durante ese período de tiempo en 1931 con una fuerte pérdida del -43,1% por ciento. Luego, tuvo su mejor año en 1933, ganando un +54.2%.

 

¿Los bonos son más seguros que las acciones?

 

En términos generales, la respuesta es sí, pero es necesario aclarar que algunos bonos conllevan mayores riesgos, y por ende mayores rendimientos.

En estos casos, se trata de bonos emitidos por entidades que se consideran menos confiables, por consiguiente, existe una mayor probabilidad de que no puedan devolver el dinero a los inversores según lo prometido.

Del mismo modo, los niveles de riesgo y recompensa pueden variar mucho entre las acciones.

Por ejemplo, las pequeñas empresas (Small Caps) tienden a tener un mayor potencial de crecimiento y un mayor riesgo de pérdida, mientras que las grandes empresas (Large Caps) suelen ser más estables.

Por lo tanto, algunos bonos, que se denominan “basura” (Junk), pueden ser más riesgosos que algunas acciones de alta calidad.

Para medir el nivel de riesgo de un bono, se puede consultar los informes de las agencias de calificación que proporcionan una opinión sobre la solvencia de los emisores y predecir si podrán honrar sus deudas.

 

 Entonces, ¿cómo se califican los bonos?

 

Existen tres agencias de calificación reconocidas (NRSRO – Nationally Recognized Statistical Rating Organizations), designadas por la Securities and Exchange Commission (SEC) de EE. UU. desde 1975: Moody’s, Standard & Poor’s y Fitch Ratings.

Moody’s califica las inversiones menos riesgosas como Aaa y las entidades más riesgosas como C; Standard & Poor’s y Fitch Ratings califican de AAA a D.

 

Calificación de Moody’s

  • Aaa – Los bonos calificados como Aaa se consideran que tienen la más alta calidad, con un riesgo mínimo.
  • Aa – Los bonos calificados como Aa se consideran de alta calidad y están sujetas a un riesgo de crédito muy bajo.
  • A – Los bonos calificados A se consideran de grado medio superior y están sujetos a un bajo riesgo de crédito.
  • Baa – Los bonos calificados como Baa están sujetos a un riesgo de crédito moderado. Se consideran de grado medio y, como tales, pueden poseer características especulativas.
  • Ba – Se considera que los bonos calificados Ba tienen elementos especulativos y están sujetos a un riesgo de crédito sustancial.
  • B – Los bonos calificados como B se consideran especulativos y están sujetos a un alto riesgo de crédito.
  • Caa – Los bonos calificados como Caa se consideran de mala reputación y están sujetos a un riesgo de crédito muy alto
  • Ca – Los bonos calificados como Ca son altamente especulativos y es probable que estén en incumplimiento o muy cerca, con alguna perspectiva de recuperación del capital y los intereses.
  • C – Los bonos calificados C son la clase de bonos con la calificación más baja y generalmente están en incumplimiento, con pocas perspectivas de recuperación del capital y los intereses.

Fuente: https://ratings.moodys.io/

 

Standard & Poors y Fitch Ratings

 

Grado de inversión

  • AAA – Las mejores emisiones en términos de calidad, fiables y estables.
  • AA – Emisión de calidad, con un riesgo un poco más alto que el AAA.
  • A – Emisiones cuya situación económica puede afectar a las finanzas.
  • BBB – Las emisiones de mediana clase, que son satisfactorias al momento de ser calificadas.

 

Sin grado de inversión (también conocido como Bonos “Basura”)

  • BB – Más propensas a los cambios en la economía.
  • B – Su Situación financiera varía notablemente.
  • CCC – Actualmente vulnerables y dependientes de las condiciones económicas favorables para cumplir sus compromisos.
  • CC -Muy vulnerables, bonos muy especulativos.
  • C – Muy vulnerable, tal vez en quiebra o en mora, pero aún continúa pagando las obligaciones.
  • D – Ha incumplido sus obligaciones y se considera que en general fallará en la mayoría de estas.

 

¿Cómo se determina el riesgo para las acciones?

 

Determinar el riesgo para las acciones, puede ser un poco más complicado, y muchos expertos lo hacen de manera diferente entre sí.

Una medida popular de riesgo es observar el coeficiente beta de una acción, que indica cuánto se mueve el precio de sus acciones (hacia arriba y hacia abajo) en un período de tiempo determinado en comparación con los movimientos del mercado.

El mercado tiene una beta de 1, por lo que, si una acción tiene una beta superior a 1, eso significa que su precio ha sido más volátil que el mercado y es probable que sea una apuesta más arriesgada.

También puedes determinar el riesgo de una acción de manera más cualitativa, simplemente aprovechando el análisis de expertos, si consideran que la empresa está bien posicionada para generar suficientes ganancias para tener éxito o si enfrenta vientos en contra que podrían obstaculizar su rentabilidad. Los analistas suelen recomendar vender, mantenerse neutral o comprar una determinada acción, como así también cuál es el precio objetivo a 1 año.

Sin embargo, dejando a un lado todos esos matices, el pensamiento general es que las acciones son inversiones agresivas y los bonos se inclinan más hacia los conservadores.

Hablar com especialista

 

Entonces, ¿cómo funcionan bien las acciones y los bonos juntos?

 

Puedes equilibrar tus niveles de riesgo y el potencial de recompensas invirtiendo en una combinación de acciones y bonos que se adapte a tus objetivos financieros, tolerancia al riesgo y horizonte temporal.

Por ejemplo, si todavía estás a décadas de distancia de cuando esperas lograr un objetivo en particular y vas a necesitar de tu dinero (como la compra de una casa o la jubilación, por ejemplo), puedes darte el lujo de ser agresivo porque tienes mucho tiempo para recuperarte de cualquier caída inevitable que experimentes en el camino.

En ese caso, una asignación de activos de 80% de acciones y 20% de bonos podría funcionar bien.

80% stocks 20% bonds
Fuente: Vanguard

Según datos de Vanguard, desde 1926 hasta 2021, una cartera con esa combinación tuvo un rendimiento del +11,1% anual, obteniendo un rendimiento de +45,4% en su mejor año y perdiendo -34,9% en su peor año.

 

Portafolio Balanceado

 

 

Si eso te parece demasiado riesgo, o si necesitas ser más conservador a medida que se acerca tu fecha objetivo (la fecha en que vas a necesitar tu dinero), es posible que prefieras una asignación de activos más equilibrada, yendo directamente a medias entre acciones y bonos.

A esto llamamos un portafolio balanceado.

portafolio balanceado
Fuente: Vanguard

Tal cartera 50/50 rindió 9.3% al año, en promedio, para el mismo período, según Vanguard. Su año de mejor desempeño registró una ganancia del 33,5%, mientras que su peor año trajo una pérdida del -22,5% desde 1926 hasta 2021.

 

Ajustar la asignación cuando te aproximas de tu objetivo

 

Una vez que estés cerca de los últimos años en que vas a necesitar tu capital, o en el caso de la jubilación, incluso una vez que estés realmente jubilado, es posible que desees reducir la parte de riesgo de tu cartera.

Al mismo tiempo, todavía deseas que tus inversiones crezcan y superen la inflación, por lo que es posible que no desees deshacerte de las acciones por completo.

Por lo tanto, cambiar a una asignación de activos del 20% de acciones y el 80% de bonos podría tener sentido.

20%Stocks 80%Bonds
Fuente: Vanguard

Una cartera con esta combinación obtuvo un rendimiento promedio de 7.5% anual desde 1926 hasta 2017, según Vanguard, con su mejor año con un rendimiento del 40.7% y su peor año perdiendo un -10.1%.

 

Sean cuales sean tus propios objetivos financieros a largo plazo, necesitas una cartera bien diversificada para ayudarte a alcanzarlos. Y es probable que esa diversificación necesite una combinación adecuada de acciones y bonos.

 

¿Como determinar la combinación adecuada para tu caso?

 

En nuestro site ofrecemos una herramienta que, a través de algunas preguntas, te ayuda a conocer tu perfil inversor y te sugiere una posible combinación de activos.

Conoce tu perfil inversor

 

Invertir de forma simple con los Portafolios Saks Global

 

Para invertir no siempre es necesario elegir varias acciones individuales, ni comprar y vender acciones todos los días o pasar el día mirando los movimientos de los mercados financieros. A menudo no tenemos el tiempo o el conocimiento para estas estrategias.

 

En Saks Global hemos simplificado la forma de invertir para que puedas vivir tu vida mientras tu dinero trabaja para ti: te ofrecemos un conjunto de portafolios pre armados, creados por nuestros especialistas, para que puedas elegir tu estrategia de inversión y despreocuparte mientras rentabilizas tus ahorros.

Conoce los portafolios Saks

Estos portafolios están creados para simplificar la inversión y que no tengas que ocuparte en elegir activos individuales.  Simple, rápido y transparente.

 

¿Cómo comenzar a invertir con un portafolio diversificado?

 

Si deseas probar antes de comenzar a invertir puedes utilizar la plataforma de simulación, con dinero virtual, para realizar diversas transacciones en acciones, bonos y otras clases de activos internacionales.

De esta manera puedes comenzar poco a poco a percibir cómo funcionan, cómo comprar y vender en la bolsa.

Hace clic aquí para probar invertir en simulación

Si te gustó este contenido, quizás te interesa:

Continue lendo